domingo, 11 de abril de 2010

Historia del mundo swinger


En realidad, las conductas que caracterizan a este movimiento liberal, son tan antiguas como la Humanidad. Los rituales de los practicantes del estilo de vida swinger tienen raíces que se remontan a miles de años atrás. Los ritos eróticos eran comunes en Canaán cuando Dios estableció su pacto con Abraham. Entre los griegos y romanos, quienes se consideran fundaron las bases para nuestra civilización occidental que muchos creen ser superior a otras civilizaciones, no se le daban ribetes de moral al comportamiento sexual de las personas.

Ya en la época moderna la primera aparición de esta tendencia sexual se dio en Estados Unidos, durante la Segunda Guerra Mundial (acontecida entre 1939 y 1945). La alta probabilidad de morir en combate llevó a un grupo de pilotos de la fuerza aérea y a sus esposas a aceptar un protocolo de no-fidelidad; en el que el soldado, al no tener la seguridad de regresar a casa, confiaba su familia al compañero de guerra y esto incluía el consentimiento para tener relaciones sexuales con su esposa. Esta costumbre siguió después de la Segunda Guerra Mundial y se intensificó durante la guerra de Corea.

Tras la guerra de Corea, este grupo ya era bastante amplio y comenzó a extenderse a grupos de parejas no militares fortalecido por los cambios que sucedieron en el concepto del matrimonio y en el nuevo rol de la mujer a partir de los años cincuenta, una corriente que entró en polémica con la idea clásica de la monogamia. Fue aquí que el fenómeno hizo su primera aparición en los medios masivos, donde fue llamado “cambio de esposas”. A mediados de los 50 en Filipinas, los soldados estadounidenses mataban el tiempo en bases fuera de su país. Algunos militares –junto a otras mujeres, que no siempre eran sus esposas- inventaron un juego que consistía en poner dentro de un sombrero las llaves de sus habitaciones y, azar mediante, intercambiaban sus parejas. De ahí que la cerradura y las llaves formen parte de la simbología del movimiento

En la década de los 60 existían alrededor del mundo una treintena de publicaciones donde aparecían anuncios swinger, y fue en estas revistas donde se anunciaban las primeras fiestas swinger, las cuales se celebraban siempre en lugares acondicionados para dicho evento. A finales de la década se fundaron los primeros clubes swinger permanentes.

Hasta esas fechas, las reuniones swinger siempre habían sido exteriores; es decir, las parejas se conocían en el lugar del evento y, si había química, se trasladaban a hoteles o a alguna casa para culminar el intercambio. Fue a principio de la década de los 70 cuando se creó el primer club con interiores, el cual contaba con instalaciones o alojamiento donde los asistentes realizaban el intercambio. Igualmente, la primera convención swinger se realizó en los 70 (1973) y estuvo a cargo de Lifestyles Organization, la primera asociación sin fines de lucro que aglutinó a los swingers, y se celebró en Riverside, California.

Es en 1979 cuando el movimiento swinger mundial toma forma y se crea la NASCA (Nacional Swinger Council Association), que es el mayor organismo swinger a nivel mundial y que ha luchado por mejorar la imagen del movimiento, proporcionando información a los interesados en este estilo de vida, creando estándares para los clubes y eventos swinger, y organizando reuniones anuales en las que se intercambia todo tipo de información que ayuda a mejorar la calidad y comprensión de la comunidad swinger.

En la España de los años setenta fue conocido en círculos restringidos un lujoso chalé de la sierra madrileña donde se organizaban reuniones de pequeños grupos de parejas no profesionales. También por la misma época se habría dado actividad swinger con cierta asiduidad en determinados campings, entre clases sociales más modestas. Revistas como la histórica Lib fueron uno de los pocos canales de contacto entre parejas a finales de los setenta y durante la década de los ochenta.

Ya en las décadas de los 80 y 90 la comunidad swinger creció y se expandió a casi todos los países del mundo.

Actualmente, en Europa existen aproximadamente 600 clubes oficiales, en España más de un centenar, y decenas de miles de clubes informales en todo el mundo. Los Swingers tienen su propia industria turística multimillonaria, y más de un docena de centros vacacionales. Multitudinarias convenciones del estilo de vida se efectúan docenas de veces al año. Cientos de revistas y miles de sitios Web y salas de chat los mantienen comunicados.

Ya no es un movimiento clandestino o un culto. Es una tendencia pública, común y heterosexual (y bisexual) entre parejas convencionales que alegan haber superado el tipo de soledad, celos y vergüenza que sufren los casados adúlteros.

No hay comentarios: