jueves, 15 de abril de 2010

el Calorcito



El Calor acelera la sensualidad


Es claro que el calorcito nos insinúa un mejor estado de ánimo, las chicas se destapan y dejan exponer sus hermosas formas, nos cuidamos un poco más y nos ponemos en forma, el sol nos da energía y nos acelera las hormonas y el toque de piel con piel nos hace sucumbir a el sexo y la sensualidad, a mi particularmente me alborota los sentidos el olor de la mujer, sus pies desnudos, su espalda tentadora, sus manos sutiles. Sus labios abanicados con su lengua, sus piernas tentadoras con su piel calida que provoca, lamer e ir subiendo hasta beber de su manantial tranquilamente, y los chicos con su grandes piernas, sus brazos fuertes y esa insipiente entre pierna que te invita a serte entregada con todas sus fuerzas al vaivén de las olas de sus caderas, en fin de cuenta el calorcito insista a estar mas en contacto con todos y se despiertan las pasiones mas ocultas.

domingo, 11 de abril de 2010

Historia del mundo swinger


En realidad, las conductas que caracterizan a este movimiento liberal, son tan antiguas como la Humanidad. Los rituales de los practicantes del estilo de vida swinger tienen raíces que se remontan a miles de años atrás. Los ritos eróticos eran comunes en Canaán cuando Dios estableció su pacto con Abraham. Entre los griegos y romanos, quienes se consideran fundaron las bases para nuestra civilización occidental que muchos creen ser superior a otras civilizaciones, no se le daban ribetes de moral al comportamiento sexual de las personas.

Ya en la época moderna la primera aparición de esta tendencia sexual se dio en Estados Unidos, durante la Segunda Guerra Mundial (acontecida entre 1939 y 1945). La alta probabilidad de morir en combate llevó a un grupo de pilotos de la fuerza aérea y a sus esposas a aceptar un protocolo de no-fidelidad; en el que el soldado, al no tener la seguridad de regresar a casa, confiaba su familia al compañero de guerra y esto incluía el consentimiento para tener relaciones sexuales con su esposa. Esta costumbre siguió después de la Segunda Guerra Mundial y se intensificó durante la guerra de Corea.

Tras la guerra de Corea, este grupo ya era bastante amplio y comenzó a extenderse a grupos de parejas no militares fortalecido por los cambios que sucedieron en el concepto del matrimonio y en el nuevo rol de la mujer a partir de los años cincuenta, una corriente que entró en polémica con la idea clásica de la monogamia. Fue aquí que el fenómeno hizo su primera aparición en los medios masivos, donde fue llamado “cambio de esposas”. A mediados de los 50 en Filipinas, los soldados estadounidenses mataban el tiempo en bases fuera de su país. Algunos militares –junto a otras mujeres, que no siempre eran sus esposas- inventaron un juego que consistía en poner dentro de un sombrero las llaves de sus habitaciones y, azar mediante, intercambiaban sus parejas. De ahí que la cerradura y las llaves formen parte de la simbología del movimiento

En la década de los 60 existían alrededor del mundo una treintena de publicaciones donde aparecían anuncios swinger, y fue en estas revistas donde se anunciaban las primeras fiestas swinger, las cuales se celebraban siempre en lugares acondicionados para dicho evento. A finales de la década se fundaron los primeros clubes swinger permanentes.

Hasta esas fechas, las reuniones swinger siempre habían sido exteriores; es decir, las parejas se conocían en el lugar del evento y, si había química, se trasladaban a hoteles o a alguna casa para culminar el intercambio. Fue a principio de la década de los 70 cuando se creó el primer club con interiores, el cual contaba con instalaciones o alojamiento donde los asistentes realizaban el intercambio. Igualmente, la primera convención swinger se realizó en los 70 (1973) y estuvo a cargo de Lifestyles Organization, la primera asociación sin fines de lucro que aglutinó a los swingers, y se celebró en Riverside, California.

Es en 1979 cuando el movimiento swinger mundial toma forma y se crea la NASCA (Nacional Swinger Council Association), que es el mayor organismo swinger a nivel mundial y que ha luchado por mejorar la imagen del movimiento, proporcionando información a los interesados en este estilo de vida, creando estándares para los clubes y eventos swinger, y organizando reuniones anuales en las que se intercambia todo tipo de información que ayuda a mejorar la calidad y comprensión de la comunidad swinger.

En la España de los años setenta fue conocido en círculos restringidos un lujoso chalé de la sierra madrileña donde se organizaban reuniones de pequeños grupos de parejas no profesionales. También por la misma época se habría dado actividad swinger con cierta asiduidad en determinados campings, entre clases sociales más modestas. Revistas como la histórica Lib fueron uno de los pocos canales de contacto entre parejas a finales de los setenta y durante la década de los ochenta.

Ya en las décadas de los 80 y 90 la comunidad swinger creció y se expandió a casi todos los países del mundo.

Actualmente, en Europa existen aproximadamente 600 clubes oficiales, en España más de un centenar, y decenas de miles de clubes informales en todo el mundo. Los Swingers tienen su propia industria turística multimillonaria, y más de un docena de centros vacacionales. Multitudinarias convenciones del estilo de vida se efectúan docenas de veces al año. Cientos de revistas y miles de sitios Web y salas de chat los mantienen comunicados.

Ya no es un movimiento clandestino o un culto. Es una tendencia pública, común y heterosexual (y bisexual) entre parejas convencionales que alegan haber superado el tipo de soledad, celos y vergüenza que sufren los casados adúlteros.

domingo, 4 de abril de 2010

El juego homosexual


Una de las fantasías sexuales más comunes hoy en día. Según la psicología, todos tenemos impulsos homosexuales reprimidos; excepto, claro, los gays y lesbianas que obviamente no se preocupan en reprimir nada.

Dentro de los heterosexuales, es decir la mayoría, hay personas a las que puede resultarle estimulante o erótico jugar con alguien del mismo sexo, sin que esto implique pensar en una relación sexual completa.

La clave para disfrutar de estos acercamientos como una aventura erótica y no como una traición a nuestra identidad sexual es la participación de nuestra pareja como testigo y destinatario de estos juegos.

En definitiva, una mujer que tiene sexo con su pareja y otra mujer, no necesariamente es lesbiana, ni siquiera bisexual, sino que se permite jugar, dentro de los límites de la pareja, intercambiando momentos de placer con otra mujer y explorando y descubriendo su propio erotismo.

Es una especie de show erótico entre dos mujeres con la aceptación y la complicidad de la mirada masculina. Pero al mismo tiempo es para la mujer un permiso para aventurarse y descubrir una zona tal vez oculta y reprimida de su propio erotismo.

Para los hombres, en cambio, la situación equivalente puede ser un poco más incómoda, debido a que el mandato machista es bastante más rígido, con lo cual son pocos los hombres que se atreven.

No es raro escuchar, de parte de un hombre, la típica expresión “si cruzas esa línea ya no vuelves más, los que van no vuelven…” como justificando el temor al cambio que sentimos todos los varones. Como si una persona adulta, hombre o mujer, no pudiera decidir en el momento cuál es el tipo de placer que prefiere, sin que por ello se vea condicionado a adoptar esa actitud para siempre.

Esto puede ocurrir porque le damos un valor exagerado a la mirada y la opinión de los demás en vez de privilegiar nuestros propios impulsos y sentimientos. En cuanto a la supuesta hombría, es tan importante ser como parecer. Esto es así en muchos aspectos de la vida, incluyendo el plano sexual. Somos un poco rehenes de nuestra mirada machista, que en la mayoría de los casos refleja bastante inseguridad.

En todo lo que se refiere al sexo y al placer, las mujeres son más abiertas y curiosas, mientras que los hombres son más conservadores y temerosos.

ACLARACIÓN: es importante aclarar que para una pareja hetero, formar un trío, ya sea sumando otra mujer u otro hombre, no significa que se dispongan sí o sí a un acercamiento homosexual. De hecho la mayoría de las parejas se divierten bastante con un tercero/a sin entrar en ese juego. Sólo se trata de considerarlo como una de las variantes posibles
, parte de la gran diversidad de placeres que nos ofrece la experiencia SW.

Falso y Verdadero en el mundo swinger


FALSO que las parejas swingers sean una especie de monstruos sexuales con apetitos perversos y ninfómanos. Son parejas con una sexualidad normal, con los mismos miedos y deficiencias que los no swingers, aunque aprendemos a compartir con otros los momentos de placer.

—FALSO que los integrantes de una pareja swinger no sientan celos. Más allá de los encuentros sexuales compartidos, en la vida real siguen sintiendo los mismos celos que cualquier otra pareja.

—FALSO que la actividad swinger es siempre satisfactoria, hay encuentros que son un fracaso. Más aún, casi la mitad de ellos no resultan.

—VERDAD que el ambiente swinger, para algunas parejas, estimula el erotismo más allá de lo que ocurre normalmente en la pareja en solitario o su habitad normal.

—VERDAD que el voyeurismo, el exhibicionismo y masturbación compartida son factores esenciales de mundo swinger y es cierto que, en distintos grados, todas las parejas, swingers o no, se sienten atraídas por vivir situaciones en las que se involucren esos tres elementos. La diferencia es que las parejas liberales sí las viven y las otras las dejan en el terreno de las fantasías, que tampoco es algo que enaltezca a un tipo de pareja y disminuya a otra.

—VERDAD que hay un alto índice de parejas swinger que nunca acaban de funcionar bien en esa actividad porque uno de los integrantes de la pareja, generalmente el hombre, está muy convencido de realizar actividades liberales mientras que la mujer puede hacerlo sólo para complacerlo. o EL HOMBRE NO DEJA QUE SU CHICA SEA LIBERAL Por tanto el resultado suele ser de regular a malo.

—VERDAD que en las parejas en los que los dos están convencidos y viven a plenitud las relaciones swinger, son las mujeres las que llevan la batuta. Ellas escogen la ocasión, deciden el ritmo y la intensidad, escogen los juegos y la duración. Una verdadera pareja swinger se reconoce por el mando, discreto o evidente, de la mujer, aunque sea a los hombres a los que les toca tomar los primeros acuerdos de acercamiento.

—VERDAD que hay, en al menos el 60% de las mujeres de las parejas que inician, un importante sentimiento de culpa después de haberse entregado al sexo compartido, pero también es verdad que ese sentimiento va disminuyendo hasta desaparecer, lo que suele ocurrir después del quinto o sexto encuentro satisfactorio. Las parejas swinger no viven su condición en términos morales.

—VERDAD que la pareja que se inicia en las actividades liberales sin que alguno de los dos o los dos estén plenamente identificados con vivir esa aventura, o lo hagan por causa de beber más de la cuenta, seguramente tendrá problemas serios de reclamos y celos que se pueden dar durante los mismos encuentros o después en casa provocando importantes pleitos y resentimientos graves.

—VERDAD que una pareja que no está muy convencida puede pasar a estarlo si al principio solo miran o tienen buenos guías y, poco a poco, en distintas sesiones, se van animando. Aunque hay parejas que desde la primera ocasión están más que listas. Otras ni siquiera lo vuelven a intentar.

El cambio de pareja



Es la variante más tradicional dentro del ambiente swinger . De hecho, ese es precisamente el origen de la palabra SWINGERS (”cambiadores” o “hamacadores”).


Cuando los locales swingers abiertos a solos y solas todavía no existían, las parejas que gustaban del sexo libre se reunían en sus casas (con las limitaciones obvias de espacio y cantidad de gente) y allí hacían la “cambiadita”, retirándose a habitaciones separadas o permaneciendo todos juntos.

En los tiempos actuales, es sólo una de las distintas modalidades de interacción sexual que aprecian las parejas liberales.

Como se trata de un cambio que respeta la estructura de la pareja (hombre por hombre y mujer por mujer) es la menos transgresora de las fantasías que se pueden llevar a cabo en una reunión swinger.

Casi siempre se trata de un acuerdo más o menos espontáneo entre dos parejas , es decir cuatro personas, aunque en algunos locales, y aprovechando ciertos rincones preparados a tal efecto, se dan reuniones de varias parejas.

A veces, una vez logrado el acuerdo, pueden retirarse a otro lugar, en busca de mayor intimidad.

Hay que decir que la clave para que funcionen estos intercambios es, como suele suceder en el mundo swinger, la mirada femenina. Es la mujer la que casi siempre elige y decide cual sí o cual no, mientras que los varones son menos selectivos.

Una vacuna contra la infidelidad
Existe la idea (interesante) de que el intercambio de parejas es una especie de antídoto contra la infidelidad y la rutina. Si esto fuera cierto, y me parece que algo de eso hay, sería como vacunarse para evitar que la pareja sufra alguno de esos males. Como curarse en salud.

Combatir el miedo a los cuernos y al aburrimiento de la única manera posible: JUGANDO CON ELLOS.

Fiestas y reuniones swingers


Lugares donde se reúnen las parejas swinger: Fiestas y reuniones swingers
Hay muchos grupos dentro del mundo swinger que organizan fiestas y reuniones swingers por lo menos una vez al mes con las siguientes modalidades:

a) Parejas swinger, conocidas entre ellas, se reúnen para tener sexo en la casa de alguna de ellas (con el tiempo ese grupo puede ir creciendo con nuevos miembros invitados).

b) A iniciativa de una o varias parejas se forma un grupo en la red haciendo invitaciones a las que puede asistir parejas completamente desconocidas entre ellas pero que cumplen requisitos fijados por los iniciadores del grupo como pueden ser que no sean mayores de 40, que no sean obesos, que manden foto, que tengan una entrevista con los organizadores, que señalen sus preferencias.



Mecánica de funcionamiento:

- En las del tipo a):

No hay un bar como tal aunque sí se bebe de lo que la casa ofrece, como en una fiesta normal, y también se bebe de lo que cada quien lleva. En esta modalidad se suele beber más que las demás del mundo swinger.
No suelen asistir hombres solos para tríos.
Los actos sexuales se realizan en la propia casa de la reunión.
Casi todas las parejas se conocen.
No hay show.
-En las del tipo b):

Suele haber una cuota llamada de recuperación.
Se instala una barra y se bebe de lo que cada quien lleva.
Los actos sexuales se pueden realizar en el mismo lugar de la reunión, aunque también algunas parejas deciden irse para hacerlo en otro lado.
Hay juegos y actos de desinhibición conducidos por los organizadores.
Se puede admitir a un número reducido de hombres solos que llenen requisitos, generalmente juventud y buen cuerpo o que sencillamente acompañen a una de las parejas.
Seguridad: Discusiones, peleas, escándalos y/o molestias en general son circunstancias que se presentan en el mundo swinger, pero también en cualquier otra actividad colectiva.

- En las del tipo a), en donde las parejas son amigas o, al menos conocidas, se presentan una o varias de las circunstancias señaladas arriba en un 11% del total de las ocasiones que se llevan a acabo dichas reuniones. Por lo general, se trata de discusiones y desavenencias, entre la propia pareja y, de manera más aislada, de discusiones y hasta peleas entre los hombres, ya de madrugada y derivadas de la bebida.

- En las del tipo b) con parejas que pueden ser desconocidas entre sí y pagan todas una cuota de recuperación, el porcentaje de problemas, contra lo que podría pensarse pues no son amigos como en el tipo a), es menor, apenas el 9%.

PREFERENCIAS DE LAS PAREJAS


LAS DIEZ PREFERENCIAS DE LAS PAREJAS SWINGER DURANTE LAS ACTIVIDADES PREVIAS

1° LUGAR: Beber una o algunas copas.
2° Bailar
3° Exhibirse con ropa atrevida para mostrar los mejores atributos del cuerpo (las mujeres en particular).
4° Tener charlas calientes con la otra o las otras parejas
5° Jugar baraja, botella o ruleta con castigos o algunas otras dinámicas similares.
6° Realizar strip tease o verlo.
7° Interactuar con strippers.
8° Ver películas pornográficas.
9° Coquetear descaradamente.
10° Tocar o ser tocado de manera discreta por los otros.

LAS DIEZ PREFERENCIAS MÁS VOTADAS POR LAS MUJERES SWINGERS YA DURANTE LA ACCIÓN

1° Lugar: Ser vista.
2° Ser acariciada por su compañero mientras miran a otra u otras parejas.
3° Masturbar al varón propio y/o al otro, o a los dos.
4° Ser acariciada y/o penetrada por el otro hombre delante del propio.
5° Acariciar y/o ser acariciada por la chica.
6° Ver al varón propio rendido de placer a la otra chica.
7° Irse a un lugar distinto con el hombre del intercambio y dejar a su propio hombre con la pareja del primero.
8° Hacer sexo oral al hombre del intercambio mientras la penetra el propio.
9° Masturbarse delante del esposo y de la otra o las otras parejas.
10° Dejarse acariciar y, en su caso, penetrar por más de dos hombres.

LAS DIEZ PREFERENCIAS MÁS VOTADAS POR LOS HOMBRES SWINGER DURANTE LA ACCIÓN

1° Lugar: Acariciar y penetrar a la mujer del otro.
2° Que la mujer propia sea acariciada y/o acaricie a la otra.
3° Que la mujer propia sea acariciada y, en su caso, penetrada por el otro hombre.
4° Que tanto la chica ajena como la propia le hagan sexo oral alternadamente.
5° Hacerle sexo oral a la chica del otro.
6° Conducir la acción de tal manera que los demás le hagan caso en sus deseos.
7° Saber que es su mujer la que dirige la acción y él sólo obedece.
8° Que su mujer pida más.
9° Provocar respuestas muy eróticas al utilizar un lenguaje obsceno.
10° Eyacular en la boca de la otra chica.


PRINCIPALES FACTORES DE ÉXITO

a) Que ambos estén convencidos.
b) Que no se estresen demasiado y que sepan que se puede parar cuando las cosas no van saliendo bien.
c) Que las parejas participantes tengan un similar nivel económico, social y educativo.
d) Que sean parejas de experiencia swinger semejante o que las más avanzadas guíen con suavidad a las más novatas.
e) Que la pareja esté dispuesta a dejarse llevar por el erotismo y, de ser posible, prepare el encuentro swinger con juegos y fantasías previos, realizados desde días antes sin la participación de la o las parejas con la que se llevará a cabo la experiencia swinger.
f) Los juegos cachondos entre las parejas, lo mismo las de las fiestas o reuniones que las que intercambian encontrándose sólo de a dos parejas. Los buenos espectáculos eróticos en los clubes.
g) Mirar o ser mirados muy de cerca.
h) “NO” es NO.

PRINCIPALES FACTORES DE FRACASO

a) El excesivo consumo de alcohol o de otras drogas.
b) Las actitudes extremadamente relajadas o escandalosas.
c) Las caricias muy fuertes por parte de los hombres
d) Las actitudes de conquistador, especialmente en los varones.
f) La presencia de mujeres u hombres contratados.
g) La excesiva tardanza en el inicio de los juegos sexuales, o su contrario, la excesiva rapidez para los mismos.
h) La mala presencia o la mala higiene.
j) Las actitudes depresivas.
h) La presión por cualquiera de los participantes.
j) Que el varón o la mujer de la pareja se interese más por alguno de los miembros de la otra pareja disminuyendo a su propio compañero o compañera

Que le pasa a los hombres?


Que le pasa a la conjunto de tíos en España , la mayoría de los Españoles hombres engañan a sus chicas , ven foros y chat y van a locales liberales y le mienten a sus parejas y la omiten de este mundo , es un comportamiento muy machista y gorila de este genero de hombres que no tienen la decencia de cuidarse , hacer ejercicio depilarse etc.y lo que lo hacen quieren follarse a todas las mujeres de los demás pero su pareja es la virgen María y el colmo van a un local liberal con la misma ropa todo el día , sin un mínimo de higiene con olor a humanidad por no decir otra cosa ,que pasa murió la sensibilidad y el buen gusto , las chicas del mundo liberal que van en parejas no son fulanas o es que sus novias si lo son ,cuando se van a un local de copas con unas amigas y se tira a otro tío hay mucha mentira en este mundo liberal , libre y de entrega hacia lo puro es la bandera no una cuerda de manganzones que fallan en su vida y quieren arreglarla allí.

En otro asunto veo que se confunden las cosas en Madrid si tienes un trabajo es para trabajar, si vas aun café es hablar y pasarla bien y si vas a un local liberal es a follar, me parece que tanta jarabe de bla bla no sirve de nada ya que la mayoría es falso y mentiroso y si la mayoría de los españoles son ateos porque todos celebran la semana santa que cosas no, la gran mentira.